Friday, February 08, 2008

De Valera a Google

El pasado 4 de Febrero me publicaron en El Universal, uno de los dos periódicos de mayor tirada del país, un artículo acerca de mi experiencia en Google y acerca de las nuevas perspectivas que la tecnología y los cambios sociales derivados ofrecen.Debido a la edición quedó un poco raro, juzguen ustedes mismos:

De Valera a Google

Globalización implica reconocer el absurdo de estar atado a una cultura por el nacimiento

En agosto pasado se realizó SciFoo 2007, una inconferencia científica. El evento, llevado a cabo en la sede de Google y organizado por Nature, la revista científica de más impacto, y O'Reilly Media, una innovadora editorial, no tuvo agenda formal. Los temas, horas y localización de las presentaciones fueron decididos in situ. La asistencia estuvo determinada estrictamente por invitación. Entre los asistentes estaban premios Nobel, inversionistas de riesgo, escritores de ciencia ficción y muchos científicos. Para mi sorpresa, resulté invitado debido a mi participación en un proyecto de desarrollo de fármacos para enfermedades tropicales por medio de código abierto. Gracias al aporte de la ULA y el apoyo de la Sociedad Mundial del Futuro Venezuela pude asistir al evento y conocer a personalidades que con palabras, acciones e invenciones han cambiado no sólo mi forma de ver el mundo, sino también el mundo en sí.

El mundo en que vivimos es muy distinto del futuro que esperábamos. Por ningún lado aparecen el gobierno mundial, la energía atómica ubicua ni los carros voladores, mientras que la India, antaño denostada y ejemplo de texto de sociedad pobre, es hoy un gigante tecnológico emergente, millones de africanos poseen celulares y computadoras baratas son compradas por países en desarrollo para educar a sus nuevas generaciones.

Al contrario que antaño y gracias a Internet, las tendencias globalizantes no homogenizan, sino que aumentan la diversidad pues ponen a nuestro alcance productos culturales de orígenes diversos, con los cuales se crea una combinación personal, en lugar de elegir entre las pocas opciones locales o las propugnadas por los medios masivos. La globalización no significa fast food en cada esquina, sino reconocer el absurdo de estar atado a una cultura por el accidente de nuestro nacimiento y no por volición, la reivindicación a nuestro derecho a la mutación cultural y a conocer entes, personas y sistemas alejados de nuestras coordenadas físicas, pero cercanos mentalmente.

El que hoy en día un estudiante de clase media-baja de un país subdesarrollado pueda no sólo ser invitado a un evento internacional científico, sino también aportar y ser escuchado, es signo del cambio de los tiempos y de las nuevas oportunidades que ofrecen la tecnología y el cambio social. Esperemos que pronto estén al alcance de cualquiera que las merezca y que la economía y la geografía no determinen ya de antemano la pérdida de valioso potencial intelectual, que en lugar de resolver problemas creativamente se desperdicia buscando su supervivencia diaria o languidece atrapado en circunstancias que no puede cambiar.


2 comments:

Teobaldo Mercado said...

Pues eso demuestra una vez más que Internet bien usada sí puede ser de ayuda para las personas, para conocernos mejor y para aportar ideas constructivas acerca de la vida. Gracias a ello es que nos conocimos en 2006 y fue muy grato para mí.

Saludos desde Chile, amigo mío, y espero que alguna vez podamos vernos las caras nuevamente. No, no me he olvidado de ti, es sólo que he estado bastante ajetreado últimamente.

¡Al infinito y más allá!

Guido said...

Gracias por tu comentario!

Para mi también fue muy grato el habernos conocido, Teobaldo. Es un recuerdo precioso que guardo en mi mente y me sigue dando ánimos.

Leo con gusto que has sido reseñado mucho últimamente y que tu libro nuevo ya viene. Aparte de que has sacado dos más desde la última vez que te vi, felicidades!

Y también un día de estos tengo que reseñar finalmente bajo Un Sol Negro.

Abrazos, te acabo de añadir a mis feeds.