Sunday, June 22, 2008

Aclaratoria acerca del Artículo de Pilar Rahola

Por cierto, para que quede claro de lo que hablo.
Democracias sólidas son las escandinavas, Canadá, los Países Bajos, Islandia, Irlanda, Finlandia. Miremos los índices de Desarrollo Humano, miremos el coeficiente Gini de esas sociedades, la percepción de la corrupción, miremos muchos indicadores y nos daremos cuenta de qué es una democracia sólida.

Lamentablemente Hollywood y sus espejismos no quedan en Escandinavia y no hay ningún "sueño escandinavo" que obnubile pero que inspire a millones. La realidad nórdica de eficiencia, competitividad, cultura y sobre todo, justicia social, no es escandalosa y ni autopropagandística.

Flaco servicio hace alguien con la proyección que posee Rahola a la causa de la izquierda racional y progresista cuando elige mostrar a EEUU como el summun de lo que Occidente es capaz. Doña Pilar, por favor, mire al norte un poco y cuando haya mirado responda si EEUU sigue siendo una democracia sólida con tanta inequidad y vicios políticos. Flaco favor nos hace a los desposeídos del mundo el mostrar como ejemplar una sociedad donde yo nunca hubiese podido nunca acudir a la universidad por falta de medios económicos y donde podría morir por falta de seguro médico o por tener una condición pre-existente. Finalmente, flaco favor hace al secularismo y al laicismo poniendo como ejemplo a un país donde la religión tiene tanto poder a tantos niveles.

¿Significa eso que EEUU es un monstruo? En lo absoluto.
Es un sitio marviloso, donde confieso sin ambages que he pasado algunos de los momentos más deliciosos de mi vida, done he tenido experiencias asombrosas que han cambiado mi percepción del mundo y es la cuna de gran parte de la música, la literatura y el cine que amo (pero no de todo), refugio a muschos perseguidos y creador de gran parte de la tecnología de la que dependemos. Pero todo esto no lo hace ni libre de crítica ni ejemplo a seguir.
Tiene sus aciertos, como tiene sus yerros, pero sin duda no debería ser ejemplo de lo que queremos sea una sociedad global, y menos desde el punto de vista de la Izquierda.

6 comments:

perenquén said...

Un dato captado al vuelo en un episodio de C.S.I.: cuarenta y cinco millones de estadounidenses no tienen acceso a la sanidad.

En lo que no estoy de acuerdo contigo es en lo relativo a la religión. Y en eso creo que los EE.UU. son un ejemplo a seguir, sobre todo en España, con el resurgimiento de los grupos de la extrema derecha conservadora. Cierto que es seguramente el país más religioso del mundo, sin embargo es un estado totalmente laico en el que la religión está excluida de la enseñanza pública.

Un saludo.

Anonymous said...

George Bush, 'the worst'
ARTÍCULO EN LA VANGUARDIA DE LA DOCTORA RAHOLA:
"Para los europeos, lo peor de Bush ha sido su política internacional. Para nosotros, lo peor ha sido su política interior". Por supuesto, quien me hizo este comentario no era un apasionado votante demócrata, a la caza del político republicano, sino uno de los miles de votantes republicanos que han acabado repudiando a su propio líder.

Seguir leyendo noticia
PALABRAS CLAVE

Bush, Estados Unidos, Guantánamo, George Bush, Darfur, Colin Powell, John Kerry, Senado, Europa, Iraq, ADN, Murano
Seguidor generacional de los republicanos -"toda mi familia, siempre…"-, John S. representa en propia carne la enorme decepción que ha significado George Bush, y no por ser un desaforado militarista, sino por ser, además, un pésimo gestor.

A diferencia de los votantes demócratas, que referencian la política internacional, o las mentiras del presidente, o su radicalismo religioso, como motivos de su crítica frontal, en las filas republicanas abunda la convicción de que Bush ha agravado la crisis económica y no ha aportado ninguna solución a los problemas endémicos de su país.

Ha sido tal su incompetencia que ha conseguido algo muy raro: hacer coincidir, en una misma valoración, a demócratas y republicanos. Casi todos consideran que George Bush ha sido el peor presidente de Estados Unidos en décadas. Y si esa coincidencia es rara, aún lo es más la coincidencia americana y la europea, generalmente a miles de kilómetros una de la otra. Podríamos decir que Bush ha conseguido que todos, seguidores y contrarios, propios y extraños lo valoren con la misma puntuación. Es decir, bajo cero.

Como escribí, ya a los inicios, que Bush me parecía una opción nefasta, no necesito expresar ahora ninguna sorpresa. Y ello a sabiendas de que su adversario John Kerry fue uno de los peores candidatos que han presentado nunca los demócratas, miembro del Club de los millonarios del Senado, visto por la mayoría como un auténtico pijo.

Pero con todos sus defectos, esposa del Ketchup incluida, Kerry parecía mejor opción que el hijo de Bush, cuya primera presidencia ya se había significado por su homenaje a la nada nietzschiana. Después vendría la cruenta e irresponsable guerra de Iraq, las mentiras perpetradas a escala planetaria, la incapacidad de administrar la posguerra, la muerte masiva de ciudadanos iraquíes y de soldados norteamericanos, la vergüenza de Guantánamo y, en definitiva, la demostración de que George Bush había administrado un momento delicado de la historia como un elefante enloquecido en una tienda de cristal de Murano.

De sus dos mandatos, personalmente salvaría a Colin Powell y a Condoleezza Rice, los dos excelentes vasallos, si hubieran tenido buen señor… Pero más allá de los matices, lo realmente cierto es que Bush ha protagonizado un momento triste de la historia de su propio país. No es extraño, en este sentido, que el candidato Barack Obama ponga el acento en la necesidad de recuperar "la dignidad" de Estados Unidos, tanto en el propio país como en el mundo. Porque la percepción de haber perdido la dignidad es, hoy por hoy, un sentimiento altamente extendido.

Con todo ello, las manifestaciones que han jalonado la visita de Bush por Europa no me causan sorpresa, pero sí cansancio. Y no tanto por la expresión lógica de rechazo, sino porque en ellas siempre se encuentran, en común griterío, todas las familias del antiamericanismo más reaccionario, capaces de denostar a Estados Unidos con la misma furia que perdonan a las peores dictaduras.

Estos gritones del viejo yankees go home sólo se conmueven con Guantánamo, pero no se preocupan de Darfur, o del terrorismo islamista, o de la seria amenaza iraní. Son los practicantes de la solidaridad tuerta, cuyo único ojo sólo llora si el malo es un yanqui. El resto de víctimas no le interesa. En fin, Bush acaba su mandato, pero, por desgracia, con él no se acabarán los gritones antiamericanos. Y no porque el próximo presidente vaya a ser bueno o malo, sino porque, para una determinada izquierda europea, la única identidad que les queda es el antiamericanismo. Puro ADN, en pleno naufragio de ideas.

Guido said...

EEUU no es el país más religioso del mundo. Del mundo desarrollado sí.

La religión está excluida de la enseñanza nominalmente, pero mira la batalla tan gorda que tienen con la enseñanza del creacionismo. Y la mierda de educación pública que tienen es para llorar. ¿Es eso lo que sustenta a una democracia sólida? Da miedo.

Finlandia es mucho mejor ejemplo de Laicismo educativo. Y España da pena.

Guido said...

Y por supuesto, la crítica a Bush de Rahola me parece miope.

Porque lo que yo critico no es una coyuntura especial, no es el hombre, sino un sistema donde en la época de Clinton se intentó promover Sanidad Universal y dicho esfuerzo tuvo como recompensa el fracaso más total y absoluto porque a la población y a los senadores se les asustó con el coco socialista.

Porque todo lo que huela a rojo es motivo de asco y sospecha, porque la palabra "liberal" se utiliza como insulto político. Yo critico tal sistema.

Yo critico un sistema donde la carta del patriotismo se usa para reducir a la gente a la sumisión y para silenciar el disenso (tal como acá en Venezuela). Yo critico que una democracia tan rica tenga una educación pública de mierda (no, no me canso de repetirlo) y donde son tan miopes que no ven que la universidad paga frena la producción de especialistas propios, que tienen que importar. Yo critico un sistema donde la paranoia condujo al "In God We trust" ahora inamovible en los billetes y más recientemente, a que a uno lo puedan espiar tal cual 1984, sin garantía legal alguna (Cosa que Barack Obama apoya, ojo).

Todo eso no es Bush. Eso son los EEUU, lamentablemente. Un país que descolla en muchísimas cosas y admirable en tantos otros sentidos, pero que NO, NO NO Y NO es un ejemplo para el mundo. No es, como simplistamente lo enfoca Rahola, un mero grito de "Yankee go home". No es una pataleta de comunista trasnochado. Es que un país sin educación superior gratuita y sin sanidad universal (y peor, siendo tan rico) no es deseable desde el punto de vista de la movilidad social ni desde el punto de vista del pobre. Yo, que he nacido pobre, que he pasado hambre y que algo de empatía tengo, no puedo aceptar tal sistema como ejemplo.

Yo, como buen lector de CF y en medio del mar de asco en el que vivimos, miro a La Cultura como ejemplo, ese debe ser el norte. Y hoy por hoy, lo que más se le parece es Escandinavia.

Guido said...

¿Qué clase de izquierdista apoya un proletario sin educación y sin sanidad?

clau said...

Totalmente de acuerdo con tu análisis, libre de todo maniqueísmo, Guido. Ni una coma le agregaría.